Actualización de la Lista Roja de la UICN

El 2019 concluye con una alerta roja para la conservación de las aves a nivel global. El mes pasado compartimos varios artículos que nos advertían sobre el hecho de que las poblaciones de aves de todo el planeta están decreciendo, ahora nos llega la actualización de la llamada Red List, con la recategorización de tres especies que están aún más cerca de su completa extinción.

La UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) ha actualizado la Lista Roja de las especies amenazadas, y como era de esperarse, el tordo amarillo (Xanthopsar flavus), una de las especies con la que trabajamos desde el año 2015, ha cambiado de categoría global, moviéndose de ¨Vulnerable¨ a ¨En Peligro¨.

Esta especie enfrenta varias problemáticas que la han llevado a la delicada situación en que hoy se encuentra: la modificación y pérdida de hábitat debido a las forestaciones, la expansión de la frontera agrícola, el tráfico de fauna, sumado al parasitismo de cría por parte del tordo renegrido (Molothrus bonariensis), son las causas que hacen que el tordo amarillo esté catalogado en nuestro país como ¨En Peligro Crítico¨ de extinción, la categoría de mayor riesgo para cualquier especie silvestre. Se estima que quedan alrededor de 600 individuos, en unos pocos reductos de hábitat en el sur entrerriano, noroeste correntino y sur misionero.

Por otro lado, también cambió el estado de conservación de Loro hablador (Amazona aestiva), pasando de ¨Preocupación Menor¨ a ¨Casi Amenazada¨. Esta especie habita en uno de los bosques más amenazados del mundo: el bosque chaqueño, donde, además de perder su hábitat está fuertemente presionado por el tráfico ilegal de fauna, ya que lamentablemente sigue siendo un ave codiciada como mascota.

El bosque chaqueño se encuentra entre los 11 sitios con mayor deforestación del mundo y cuenta con los niveles más altos de degradación. Esta región enfrenta la pérdida sostenida de su patrimonio natural y cultural, principalmente por el cambio de uso del suelo para producción agropecuaria y forestal, así como para negocios inmobiliarios, ocasionando graves consecuencias ambientales como la pérdida de la biodiversidad de nuestro país.

Mientras tanto, el emblemático guacamayo violáceo (Anodorhynchus glaucus), ha subido a la categoría "Posiblemente Extinto", dicha posición lo acerca cada vez más a ser considerada, formalmente, extinta a escala global.

No queremos ni siquiera imaginar cómo sería un mundo sin aves. Prestemos atención a esta alarma, es tiempo de poner freno a la frontera agropecuaria, la expansión de las ciudades, el tráfico ilegal de fauna y todas aquellas actividades que pudieran generar un impacto para con nuestra biodiversidad. Estamos a tiempo de torcer el destino de nuestras especies. No dejemos que extingan.

Tipo de noticia: 

Noticia general