Plan de control del visón americano

El visón americano (Neovison vison) es una especie exótica invasora. Es un mustélido carnívoro oportunista, el único depredador que llega a ambientes acuáticos (a diferencia del hurón, que sí es nativo), donde habitan y nidifican especies de aves en serio peligro de extinción.

Su invasión ha derivado en efectos negativos preocupantes sobre sus presas nativas, en especial las aves.

El visón fue traído desde América del Norte en la década del 30 con fines peleteros, y ya desde ese entonces ha habido liberaciones y escapes accidentales. Al dejar de funcionar los criaderos en la década del 70 se liberaron los individuos y se reprodujeron sin control generando graves focos de invasión.

Esta especie no cuenta con depredadores naturales en toda la patagonia por lo que se ha convertido en una amenaza para muchas especies nativas como el macá tobiano (Podiceps gallardoi) el pato de los torrentes (Merganetta armata), el pato de anteojos (Speculanas specularis), la gallineta chica (Rallus antarcticus) y el cauquén real (Chloephaga poliocephala). 

Además, en las zonas rurales donde trabajamos el visón es identificado como un problema serio para la producción de aves de corral, principalmente gallinas, ya sea a gran escala o para consumo personal.

En el sur del Parque Nacional Los Glaciares y la cuenca media del Río Santa Cruz, estamos implementando un plan de control del visón americano junto a Parques Nacionales, la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación Argentina, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Sociedad Zoológica de Londres y el Consejo Agrario Provincial de la Provincia de Santa Cruz.

La meta del plan es eliminar el impacto el visón sobre las especies nativas, en especial las aves. Esto se hace por medio de trampas y perros rastreadores, transectas de signos, huelleros y cámaras trampa.

Los individuos que se capturan son estudiados a fondo: se realizan estudios genéticos y demográficos para conocer la estructura de las poblaciones, se utilizan los cueros para acciones de divulgación y educación. También se analiza la carga parasitaria y la presencia de enfermedades de importancia para el humano y la fauna silvestre, ya que el visón ha sido descripto como un nexo entre el ambiente doméstico y el ambiente natural.

 El hecho de que el visón sea un dispersor de enfermedades como toxoplasmosis y leptospirosis en el ambiente doméstico (al estar en contacto con perros y gatos) y el mundo silvestre, lo ha posicionado como un "competidor indirecto" con otras especies, ya que estaría contagiándolos, principalmente al huillín (Lontra provocax), que es una especie en peligro, pero  también al hurón menor (Galictis cuja) y al hurón patagónico (Lyncodon patagonicus).

Es necesario controlar la invasión del visón. Un área libre de especies exóticas es un ambiente sano y en equilibrio.

Noticias relacionadas

El Programa Patagonia, llevado adelante por Aves Argentinas y Asociación Ambiente Sur, se encuentra en la búsqueda de voluntarios.