Albatross Task Force

Albatross Task Force (ATF) es el primer equipo internacional que tiene como objetivo principal reducir la captura incidental de aves marinas a través de la aplicación de medidas de mitigación en áreas de alta superposición entre las aves y las pesquerías de palangre y arrastre. Los albatros y los petreles tienen particulares características de historia de vida que, sumadas a los peligros que sufren en tierra y en el mar, hacen que muchas de ellas estén globalmente amenazadas.

Un ejemplo de esta situación es el albatros ceja negra (Thalassarche melanophris) que anida, en mayor proporción, en Islas Malvinas y junto a otros albatros visitantes de nuestro mar forma parte del grupo de aves marinas pelágicas más amenazadas del planeta.

El problema
Se estima que cada 5 minutos muere en el mundo un albatros en la interacción con buques que pescan con palangre, líneas de miles de metros con anzuelos encarnados. Las cifras son alarmantes y estudios recientes a nivel global muestran que en estas pesquerías mueren anualmente 300.000 aves marinas, de las cuales 100.000 son albatros. Estas aves ocasionalmente se alimentan de la carnada de los anzuelos pero el costo de ese bocado de comida es muy alto, porque en algunos casos pueden quedar enganchados en los anzuelos, hundirse y ahogarse.
Una cantidad aún desconocida a nivel mundial de aves marinas mueren debido a la interacción con las redes y los cables de los buques arrastreros. Estos barcos despliegan enormes redes que son sostenidas por los cables de arrastre de acero. Las piezas de pescados no comerciales y los desechos se descartan y se acumulan, por movimientos de la hélice del barco, en la zona donde los cables de arrastre entran en contacto con el mar. Es allí donde se producen los impactos, que pueden ser desde leves golpes de las aves con los cables hasta graves como quebraduras de alas. Incluso estos impactos pueden ocasionarles la muerte al quedar enganchadas y ahogarse. Las aves también pueden intentar alimentarse de los peces enmallados en las redes y de esta manera quedar también atrapadas.

Las aves marinas además sufren amenazas en tierra, donde anidan y cuidan de sus pichones, entre las cuales se pueden mencionar:

  • • Degradación del hábitat. Otros animales pueden contribuir a la destrucción de los sitios donde se encuentran los nidos.
  • • Depredación por animales introducidos. Algunos roedores pueden alimentarse de huevos e incluso de pichones.
  • • Enfermedades. Propias de cada especie que constituyen la mortalidad natural.
  • • Contaminación. Es posible que las aves marinas se intoxiquen con plásticos y otros elementos que suelen ser arrojados al mar.
  • • Consumo. En algunas culturas era un hábito recolectar huevos de aves marinas para el propio consumo.

Iniciativa y Origen
En el año 2005 el Programa Global de Aves Marinas de BirdLife International implementó el proyecto Albatross Task Force por iniciativa de la Real Sociedad para la Protección de las Aves (RSPB por sus siglas en inglés, www.rspb.org.uk). Es llevado a cabo gracias al apoyo de una serie de patrocinadores privados y a las contribuciones de personas que están apasionadas por esta importante causa.
En ATF trabajan un grupo de instructores que están entrenados para desarrollar soluciones prácticas y fáciles de usar para cumplir con el objetivo principal del proyecto. Ellos trabajan tanto en tierra como en el mar desarrollando actividades que comprenden desde talleres con pescadores hasta embarques en buques comerciales para probar medidas mitigadoras y entrenar a marineros en su uso. La tarea es completa y es necesaria la ayuda de los sectores empresarial, gubernamental y científico, entre otros, para poder continuar trabajando con pescadores para salvar a los albatros.
Países involucrados
En la actualidad ocho países forman el equipo de ATF trabajando para la conservación de los albatros. Su participación no es casual ya que en sus plataformas continentales hay presencia de varias especies de albatros que interaccionan con buques comerciales. Estas aves se distribuyen en el hemisferio sur, en aguas ricas en alimento para todos los miembros de las cadenas tróficas.
Los países que forman Albatross Task Force son: Sudáfrica, Brasil, Chile, Uruguay, Argentina, Namibia, Ecuador y Perú con un total de 18 instructores que trabajan en pesquerías industriales y artesanales, en palangre y arrastre.
Entre las tareas principales de los miembros de ATF están la de embarcar cierta cantidad de días por año, realizar visitas a los puertos para poder hacer contactos con marineros y dar a conocer el trabajo realizado, asesorar a las autoridades de aplicación pesquera, también dictar cursos y talleres a empresas pesqueras, observadores técnicos y realizar actividades de divulgación para toda la comunidad.

Situación en Argentina

El equipo argentino está formado por Leandro Tamini, coordinador del proyecto y los instructores Nahuel Chavez y Rubén Dellacasa. Los tres embarcan varios días para salvar a los albatros.

Flotas pesqueras involucradas
La flota pesquera argentina está representada en su mayoría por buques arrastreros. Para este tipo de buques existen clasificaciones siguiendo diversos criterios. Según la capacidad de conservar el producto a bordo existen buques fresqueros, que guardan el pescado entero y lo mantienen “fresco” utilizando hielo en escamas. Estos buques realizan viajes entre una semana y veinte días. Otros buques son los congeladores, que realizan un proceso de congelado a bordo a – 20°C de los troncos y los filetes de los pescados. Los viajes pueden durar entre uno y dos meses. Otra flota menos representada en aguas argentinas es la palangrera, formada por buques que congelan sus productos y cuyos viajes pueden durar más de dos meses.

En todas las flotas hay interacciones con aves marinas. La atención actualmente está centrada en los buques arrastreros ya que en total suman más de 200 barcos pescando en nuestro mar.

Acciones para la conservación de los albatros
El equipo argentino de ATF embarca habitualmente en la flota fresquera donde se aprovecha los viajes para probar las líneas espantapájaros (LEPs) que usan como medida de mitigación. Además se testea el dispositivo antienredos de LEPs, la Tabla Tamini. En esta flota se registran interacciones en los cables y la mortalidad de aves marinas.
En la flota congeladora se trabajó durante dos años consecutivos para realizar una estimación de la mortalidad y se probaron las primeras LEPs diseñadas por el equipo. Actualmente se está trabajando junto a las autoridades pesqueras con el fin de implementar medidas de mitigación en esta pesquería. El siguiente objetivo es obtener la regulación a través de la autoridad de aplicación pesquera que especifique la obligatoriedad del uso de medidas de mitigación en las pesquerías de arrastre. Esto se logrará a través de un proceso que cuenta con distintas etapas tales como la presentación de los resultados de las investigaciones realizadas por ATF Argentina, reuniones con funcionarios nacionales entendidos en el tema, reuniones con empresas pesqueras, entre otras.
En asociación con Fundación Vida Silvestre Argentina, el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero y el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (IIMyC) de la Universidad Nacional de Mar del Plata se han realizado talleres de reflexión y embarques en la flota congeladora austral dentro del proyecto apoyado por el Consejo Federal Pesquero (Acta 02/2012) para reducir la mortalidad incidental de albatros y petreles en pesquerías de arrastre en el Mar Argentino. Los marineros mostraron interés, colaboración y trabajaron junto a los instructores de ATF.
En todos estos casos a través de muchos días de pruebas y experimentación se ha demostrado que el uso de LEPs reduce las interacciones de los albatros con los buques pesqueros.

Acciones Internacionales
Durante 2013 se realizó un nuevo Taller de Instructores de ATF en Cambridge, UK. El equipo argentino se hizo presente en esta importante reunión en la que se presentaron los resultados anuales obtenidos en el proyecto y se planificaron las actividades a futuro junto a otros equipos de ATF. Además en dicha oportunidad se participó del evento denominado “Meet the Heroes” (Conocé a los héroes) en el cual varias personas pudieron observar el trabajo realizado por los equipos ATF de cada país. Los instructores transmitieron sus vivencias a bordo y explicaron cómo es la tarea de reducir la mortalidad de los albatros.

El Programa Global de Aves Marinas de BirdLife International funciona a través de límites jurisdiccionales y en aguas internacionales para reducir la captura incidental de aves marinas que no reconocen estas diferencias políticas dentro de los accidentes geográficos que atraviesan en sus increíbles migraciones alimentarias. Un excelente ejemplo del esfuerzo internacional para la conservación de las aves marinas fue la reciente colaboración entre Albatross Task Force, y el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero de la República de Corea. Leandro Tamini, de ATF Argentina, realizó un embarque de 45 días en un buque palangrero coreano que pescaba atún de aleta azul del sur (Thunnus maccoyii) a 500 millas náuticas al oeste de Perth, Australia. El objetivo del viaje fue experimentar con líneas con pesos agregados y testear si esto afectaba la tasa de captura de aves marinas y la especie objetivo. Una eficaz línea con peso agregado es una de las más importantes medidas disponibles para mitigar la captura incidental de aves marinas. Los anzuelos con peso se hunden más allá del rango de buceo de las aves marinas que comen la carnada y más rápido que si se utilizara una línea tradicional sin peso.

Noticias relacionadas

Hace un día que me bajé del buque científico Abate Molina, de bandera chilena.